BIOMETRÍA

El reconocimiento del iris es un método de autenti­cación biométrica que utiliza técnicas de reconocimiento de patrones (los cuales, han sido almacenados anteriormente en una base de datos) en imágenes de alta resolución del iris del ojo de una persona.

Debido a su velocidad de comparación, el reconocimiento del iris es la tecnología biométrica más adecuada para la identi­ficación de un grupo numeroso de personas.

El iris del ojo ha sido descrito como la parte ideal del cuerpo humano para la identifi­cación biométrica por varias razones:

  • Se trata de un órgano interno que está bien protegido contra daños y el desgaste por una membrana transparente y altamente sensible (la córnea). Esto lo distingue de las huellas digitales, las cuales pueden ser difíciles de reconocer después de realizar trabajos manuales durante años.
  • El alto nivel de aleatoriedad en su estructura, el cual permite 266 grados de libertad que pueden ser codi­ficados y una densidad de información de 3,4 bits por mm² de tejido.
  • El iris es predominantemente plano, y su confi­guración geométrica es controlada únicamente por dos músculos complementarios (el esfínter y el dilatador de la pupila) que controlan el diámetro de la pupila. Esto hace que la forma del iris sea mucho más predecible que, por ejemplo, la de la cara.
  • El iris tiene una textura fi­na que, como las huellas dactilares, se determina al azar durante el proceso embrionario de gestación. Incluso individuos genéticamente idénticos tienen texturas del iris completamente independientes (gemelos).
  • Los dos ojos de una persona poseen patrones distintos, siendo ésta una característica muy importante que tiene que ser considerada en el sistema, al no ser la imagen de los dos ojos intercambiables.
  • Un escaneo del iris es similar a tomar una fotografía y se puede realizar a partir de unos 10 cm hasta unos metros de distancia. No es necesario que la persona que deba ser identi­ficada tenga contacto físico con los equipos que han sido tocados recientemente por extraños, eliminando así una objeción que se ha planteado en algunas culturas en contra de los escáneres de huellas dactilares.

Control Biométrico por Iris, la solución más con­fiable para Control de Acceso e Identi­ficación de Personas.